Una nueva filtración sobre estructuras financieras offshore desató un fuerte escándalo en el mundo e involucra a muchos argentinos.

La investigación, conocida como “Pandora Papers” y realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), reveló los nombres de dirigentes políticos de mucho peso.

El trabajo consta de cerca de 12 millones de documentos de 14 empresas de servicios financieros de todo el planeta. En la lista figuran presidentes, primeros ministros, funcionarios de alto rango.

Los nombres más salientes en Argentina involucran a la familia Macri porque aparecen los hermanos del expresidente Mauricio Macri. Ambos figuran en dos sociedades familiares que se acogieron al blanqueo fiscal de 2016 durante la presidencia de Cambiemos. Se trata de Mariano Macri, quien dio su testimonio en el libro “Hermano” donde habló de los negocios de su familia, y Gianfranco.

Mariano Macri, hermano de Mauricio, aparece en los Pandora Papers.

Otra personalidad destacada que figura en el informe es Daniel Muñoz, ex secretario privado de Néstor Kirchner, quien también aparecía en los Panama Papers con una sociedad offshore que tenía con su mujer, Carolina Pochetti.

Ernesto Clarens, señalado como el financista de los Kichner y uno de los arrepentidos en la causa conocida como los cuadernos de la corrupción, también aparece en los documentos.

En la filtración aparecen más de veinte reconocidos empresarios, y, en el ámbito del fútbol, se destacan los nombres de Ángel Di María, jugador del París Saint-Germain y Mauricio Pochettino, entrenador del mismo equipo.

El ex capitán de la Selección Argentina, Javier Mascherano, también surge como un beneficiario de estas inversiones en el exterior. Según consignó Infobae, desde el entorno de los tres jugadores “remarcaron que las offshore fueron debidamente declaradas ante las autoridades fiscales”.

Presidentes y otros líderes del mundo

Entre los presidentes latinoamericanos enfocados por esta investigación periodística se encuentra el primer mandatario de Ecuador, Guillermo Lasso, quien depositó fondos en dos fideicomisos con sede en Dakota del Sur, Estados Unidos, aunque apenas se conoció el dato, el presidente dijo que vendió sus acciones antes de asumir el cargo.

También se menciona al presidente de Chile, Sebastián Piñera. En este caso, el trabajo revela la compraventa de la Minera Dominga, desarrollada a través de una offshore en Islas Vírgenes Británicas, entre el mandatario y el empresario Carlos Alberto Délano, uno de sus “amigos de la infancia”.

Sebastián Piñera, el presidente chileno, también figura en los Pandora Papers.

A través de un comunicado, la Presidencia de Chile informó: “El presidente nunca ha participado ni ha tenido información alguna respecto del proceso de venta de Minera Dominga, operación que se produjo en el año 2010, cuando el mandatario ya no tenía ninguna participación en la administración de esas empresas”.

Siguiendo en territorio americano, pero en este caso sobre ex presidentes de Colombia, los documentos mencionaban a César Gaviria Trujillo (1990-1994) y a Andrés Pastrana Arango (1998-2002). Ambos acudieron a los servicios offshore cuando ya habían dejado el poder pero aún mantienen una notable influencia política en su país.

Gaviria constituyó en 2010, con uno de sus hermanos y otros socios, una sociedad en Panamá con la que pasó a controlar una firma colombiana relacionada con el sector de los hidrocarburos. Pastrana pudo mantener en el anonimato una sociedad en Panamá y administrar desde ahí parte de su patrimonio familiar.

Los Pandora Papers revelan que el ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, creó Dreadnoughts International Group en 2014 en las Islas Vírgenes Británicas. El funcionario figura como accionista del grupo, una “shelf company”, un tipo de compañía que se inscribe en un paraíso fiscal y puede permanecer sin actividad durante años, hasta que alguien decide darle un uso.

Los documentos muestran que el ministro del presidente Jair Bolsonaro invirtió en ese año unos US$ 8 millones en la compañía, registrada a su nombre, su esposa y su hija.

El rey de Jordania, Abdallah II, creó al menos treinta sociedades offshore en países o territorios con facilidades fiscales, a través de las cuales compró 14 propiedades de lujo en Estados Unidos y Reino Unido, por más de 106 millones de dólares. Entre otra figura una propiedad de US$ 23 millones en una playa de California.

Abdallah II otro que aparece en los Pandora Papers.

Los abogados del rey afirmaron que todas las propiedades fueron compradas con su fortuna personal y que la ley jordana no le obliga a pagar impuestos. También señalaron que ese tipo de operaciones son realizadas por razones de seguridad y privacidad.

Entre los exfuncionarios figura el ex primer ministro de Reino Unido (1997 a 2007), Tony Blair. En este caso, se muestra que, desde 2017, Blair y su esposa son los propietarios de un edificio Victoriano de casi US$ 9 millones al adquirir una compañía de las Islas Vírgenes Británicas que controlaba la propiedad. Al comprar las acciones de la compañía en lugar del edificio, los Blair evitaron el pago de US$ 400 mil en impuestos.

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, y seis miembros de su familia son presuntamente propietarios de una red de empresas en paraísos fiscales. Por otro lado, el primer mandatario de Rusia, Vladimir Putin, no sale directamente en los papeles, pero se le relaciona con activos secretos en Mónaco a través de sus socios.

El actual primer ministro Checoslovaquia, Andrej Babis, colocó 22 millones de dólares en empresas fantasma que se utilizaron para financiar la compra de Château Bigaud, una propiedad ubicada en Mougins, en el sur de Francia.

Miembros del círculo íntimo del primer ministro de Pakistán, Imran Khan, incluidos ministros y sus familiares, son supuestamente propietarios en secreto de empresas y fideicomisos con millones de dólares. También familiares y socios del presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, participaron en secreto en negocios inmobiliarios en Gran Bretaña por valor de cientos de millones.